Sustitutos vegetales de la leche y sus usos

Image

¿Huyendo de la lactosa sin rumbo fijo? ¡Detente y lee este artículo! Quizá podamos orientarte con algo de información.

Leche de avellanas
De ella podemos destacar su alto contenido en L-Arginina, que contribuye a prevenir lesiones arteriales y coágulos de sangre. Su fibra, además, disminuye la absorción de azúcares, siendo buena para las personas con diabetes (mientras no sea endulzada).

Utilízala para preparar este arroz con leche de avellanas con jalea de canela y cardamomo.

Leche de almendras
Ayuda en la reducción de los niveles de colesterol en la sangre y, por tanto, se recomienda a quienes sufren de hipercolesterolemia. Es rica en vitaminas B1, B2 y E y sales minerales. También favorece los procesos digestivos, llegando a aliviar el estreñimiento.

Intenta preparar un batido canario con ella.

Leche de cáñamo
Sus beneficios son innumerables. Entre su contenido hallamos ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, aminoácidos esenciales, proteína, calcio, potasio, fósforo, vitaminas (A, E, D y B12), magnesio y hierro. Contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico y el corazón y a la estimulación de la capacidad mental.

Pruébala en un batido con fresas.

Leche de avena
Es recomendable a personas con problemas de estreñimiento, ya que es rica en beta-glucanos, una fibra soluble que beneficia la flora “positiva” intestinal. Y, al ser rica en vitamina B, se trata de una buena aliada para calmar la ansiedad y los nervios.

¿Qué tal te caería un arroz integral con leche de avena?

Leche de arroz
Debido a su contenido en flavonoides, ayuda a evitar problemas cardiovasculares y derrames cerebrales. Además, la presencia de oligoelementos en esta leche favorece al sistema inmunológico y fortifica la protección del organismo.

El milhojas de sandía y tortitas de arroz es uno de los postres que puedes preparar con ella.

Imagen: Pinterest