4 tips para hacer un “smoothie” más saludable

Con la mezcla de frutas jugosas, leche fría y opciones ilimitadas, los smoothies se han convertido en una de las bebidas más icónicas de la primavera. Pero, ¿cómo puedes hacer un smoothie delicioso y a la misma vez saludable? Antes de buscar la licuadora, échale un vistazo a estos tips:

Opta por frutas congeladas
Al usar frutas congeladas, puedes hacer un smoothie frío sin la necesidad de hielo y también obtienes todo el valor nutricional de las frutas frescas (un investigador dice que posiblemente hasta más). Además, las frutas congeladas sirven como un gran agente espesante. Hablando de espesor…

Piensa más allá del jugo
¡No te limites al jugo de frutas! El agua de coco está repleta de electrolitos (y no de tantas calorías), mientras que la leche de almendras y la leche de coco sirven como buenos espesantes no-lácteos. Incluso, si quieres suavizar tu smoothie, le puedes añadir un té saludable.

Intenta usar aguacates
Los plátanos están tan fuera de moda. Los aguacates se han convertido en la fruta del momento para los smoothies. Mientras que una taza de plátano tiene 28 gramos de azúcar, la misma cantidad de aguacate tiene… ¡sólo un gramo! Además, el aguacate está repleto de antioxidantes y de grasas monoinsaturadas, las cuales ayudan a estabilizar los niveles de glicemia. Así que intenta usar al menos la mitad de un aguacate en tu próximo smoothie. ¿Trato hecho?

Conviértelo en tu cena
¿Te quedaste con hambre luego del smoothie? No olvides la proteína. Convierte tu smoothie en una cena con tan sólo añadirle mantequilla de maní o yogur de almendras. ¡Delicioso y sencillo!

Imagen: “Lemon Berry Smoothie Remix”, una imagen de la colección de fotos de terriseesthing bajo la licencia de Atribución 2.0 Genérica de Creative Commons.